Páginas

viernes, 30 de enero de 2015

Barcelona: hub logístico del mediterraneo


Desde tiempos fenicios y romanos las aguas del Mediterráneo han sido objeto de oscuro deseo: quien dominaba este gran enclave natural, dominaba el mundo occidental. Ya desde estos tiempos en los que tuvo lugar la fundación de Barcelona, la capital catalana se ha sabido aprovechar de su privilegiada situación.

Pero no ha sido hasta finales del S.XX, donde la conquista del mundo se realiza a base de mover capital y mercancías en vez de ejércitos, cuando la ciudad condal ha asimilado como 100% suyo finalmente el mar de mares, convirtiéndose en el hub logístico del Mediterraneo por excelencia.

Una ciudad que abraza a su mar y se extiende hasta su montaña

Es bien conocido el dicho barcelonés de que la ciudad ha vivido muchos años de espaldas al mar hasta que, con ocasión de las Olimpiadas del 92, se derribaran muros y se integrara el paisaje y las posibilidades del Mediterráneo dentro de la vida cotidiana del barcelonés, ¡Y de qué manera!

“Barcelona posee el mayor puerto de cruceros del Mediterráneo, sede permanente de los buques más grandes del mundo”

Con un tráfico de unos dos millones y medio de pasajeros anuales sólo en cuanto a cruceros se refiere (convirtiéndose en el mayor puerto del Mediterráneo a este respecto y cuarto del mundo) y con cuarenta millones de toneladas de mercancías anuales movidas cómodamente entre sus diez terminales destinadas a estos usos, Barcelona puede darse como reconciliada en su totalidad con el Mediterráneo, que le devuelve la atención recibida aupándola como su principal destino.


Imagen: Barcelonacatalonia.cat

Pero no sólo en el mar ha invertido esta ciudad para ser puntera. Tierra adentro proyectos paralelos al del desarrollo del puerto de Barcelona como el 22@, la convierte en la capital del desarrollo y las ideas, tanto como para tener un museo dedicado a ellas, otro al diseño y miles de laboratorios de la innovación en un ecosistema donde es fácil prosperar.

La tierra de la oportunidad

Debido a su gran cantidad de incubadoras de empresas y de todos los desarrollos descritos con anterioridad, la capital catalana se convierte por derecho propio en el principal destino para invertir en futuro, por lo que si entra dentro de tus planes encontrar un lugar donde emprender o buscar una oportunidad, la compra de un piso en Barcelona que te arraigue a esta gran ciudad es tu mejor opción.

Además, las numerosas ayudas logísticas y económicas recibidas por las instituciones, que estos tiempos escasean, como Barcelona Activa o Barcelona Emprende, que pretenden mantener el capital y fomentar el crecimiento empresarial, reafirman que la inversión de vivir en Barcelona está asegurada.

“La inversión en Barcelona está asegurada mediante la gran cantidad de proyectos con futuro planteados”

De nada sirve el desarrollo si no se mantiene, y si de algo puede presumir Barcelona es de sacar el máximo partido a cada proyecto que desarrolla. Barcelona como motor productivo es inagotable, pero para que la rueda no pare, proyectos como el corredor ferroviario del Mediterráneo, el constante crecimiento de su aeropuerto y red portuaria, y distritos empresariales que son la envidia de cualquier “city” hacen de esta ciudad un destino por el que apostar sin riesgo alguno. Y tú, ¿Quieres formar parte de este engranaje?