Páginas

martes, 4 de septiembre de 2012

Cómo incrementar la competitividad en los flujos de la Cadena de Suministro

La Cadena de Suministro relaciona las empresas que la componen, desde el inicio (materias primas no procesadas) llegando al consumidor final el cual utiliza los productos terminados.
En el siguiente artículo se ofrecen las principales claves para incrementar la competitividad en los flujos de actividad de la cadena.
Por : Sonia Guerola
Todos los proveedores de bienes y servicios y todos los clientes están unidos por la demanda de los consumidores de productos terminados, del mismo modo  que también lo están los intercambios de materiales y de la información a lo largo del proceso logístico, desde la adquisición de materias primas hasta la entrega del producto al usuario final.
Los flujos de la Cadena en la que nos encontramos dependen de nuestros proveedores y de nuestros clientes y cumplir con requerimientos del cliente, así como ser eficientes en costes y en servicio.
La gestión de estos flujos de materiales y de información es vital para gestionar eficientemente la Cadena de Suministro y llegar al consumidor final con una fiabilidad y eficacia competitiva. Para conseguir un grado elevado de competitividad, es necesario analizar y plantearse cuestiones vitales como son:
¿Cuál es el tiempo de entrega que se está dando al cliente?
¿Tengo mucho inventario en tránsito el cual provoca un aumento del coste de inventario inmovilizado?
¿Cómo puedo reducir el tiempo de entrega?
¿Existen retrasos en los tiempos de entrega?
¿Cuál es nivel de servicio que se está dando al cliente y a qué coste?
Un bajo nivel de servicio al cliente es debido, en primer lugar y con un impacto alto,  a que los materiales o la información dejan de fluir, como consecuencia de esto los productos no llegan a nuestros clientes. Este problema puede tener varios motivos; falta de tecnología de la información, falta de interconexión entre la diferentes empresas de la cadena, escaso conocimiento de nuestros proveedores y clientes, falta de análisis de los flujos más adecuados por producto y tiempo actual incurrido tanto en el aprovisionamiento como en la distribución, falta de definición de la estructura de la cadena necesaria (número de almacenes, localización de los mismos, rutas de transporte, y selección de los modos de transporte más adecuados).
Para poder realizar un análisis de la cadena para luego optimizar los flujos de materiales y de información, es necesario en primer conocer cuales son los agentes que la componen, sus características y la forma que tienen de relacionarse y trabajar entre ellos. La sincronización es muy importante en la cadena para que no se produzca desperdicio, medido como inventario, tiempo ó fallo en el servicio al cliente y es por ello necesario integrar e involucrar en un mismo objetivo a todos los agentes de la cadena.
Por lo general, los principales eslabones que conforman la cadena son los que se muestran en la siguiente figura. Es cierto que dependiendo del sector puede haber variaciones en los agentes implicados en hacer llegar el producto al cliente final y en algunos casos debido a diferentes circunstancias (normativa, características específicas del producto, etc.).

Los Proveedores

En la primera fase se encuentran los proveedores de materias primas, los cuales extraen u obtienen las materias primas para abastecer a los fabricantes o que se encuentran en el siguiente eslabón de la cadena. Estas materias primas son materias obtenidas directamente de la naturaleza, y que posteriormente sufrirán algunas modificaciones hasta formar el producto final.
Las materias primas pueden obtenerse en el país en el que posteriormente se realizarán las transformaciones o por el contrario pueden provenir de otros países. Que un país disponga de ciertas materias primas depende fundamentalmente de sus características y recursos de explotación.
Cuando estas materias se importan el tiempo que se necesita para transportarlas y que estas puedan ser utilizadas es más elevado, a su vez el precio de las mismas, en función del país de procedencia también puede ser mayor. Este tiempo de suministro puede ser fundamental cuando el producto tiene una corta vida, es perecedero, o sus propiedades se ven modificadas conforme pasa el tiempo, como son compuestos para fabricar fármacos.
En algunos casos, los proveedores de materias primas tienen muy poca fuerza y son bastante débiles en el mercado. Por este motivo en algunos casos los proveedores tienden a asociarse de forma que su peso dentro de la cadena aumenta.
Cuando las materias primas se encuentran situadas en un lugar geográfico concreto (ya sea porque la explotación de los recursos se encuentra allí localizada o porque los clientes principales están ubicados en esa región formando un cluster) los proveedores tienden también a localizarse en una zona concreta.

Los Fabricantes

Los fabricantes realizan las operaciones y transformaciones necesarias en las materias primas proporcionadas por los proveedores. Estas operaciones pueden ser muy diversas desde un simple envasado y empaquetado del producto, hasta la construcción de componentes, ensamblado y fusionado con otras materias primas o componentes, etc. El producto resultado de estos procedimientos es el que el consumidor podrá adquirir al final de la cadena.
De esta producción una parte de los productos se mantienen en el país para el consumo propio, y otra parte se exporta. La exportación suele hacerse a través de una empresa exportadora, aunque también puede hacerla la propia empresa productora, esta situación es más probable en el caso de empresas que tengan varias delegaciones en diferentes puntos del mundo.
Los productos o servicios, tanto los que se han exportado como los que no, pueden seguir varios caminos.
- Cliente final:
En algunos casos los fabricantes tienen sus propias tiendas y venden sus productos al cliente final sin pasar por ningún tipo de intermediarios. Esta es una práctica realizada tanto por grandes empresas que quieren dar un buen servicio y una buena imagen de marca por lo que prefieren tratar con el cliente final ellos mimos como por pequeños fabricantes que venden en sus instalaciones directamente de forma que los productos resultan un poco más económicos para el consumidor.
- Distribuidores mayoristas:
En este caso, los fabricantes suministran los productos a las empresas distribuidoras de forma que son ellas las encargadas de suministrarlos tanto al cliente final como al los distribuidores minoristas.
- Distribuidores minoristas:
En otras ocasiones los fabricantes venden sus productos a los minoristas sin pasar por los mayoristas, de forma que pueden controlar más los productos en la cadena de suministro.
Existen varios tipos de fabricantes, los que realizan todas las operaciones hasta conseguir el producto final, y los que tienen algunas de sus acciones o tareas externalizadas, de forma que la empresa se centra más en el negocio principal.
Otro hecho que cobra fuerza es la deslocalización. En la actualidad muchas empresas están trasladando su producción a países en los que la producción tiene un coste asociado más bajo. En muchos casos, en los países más desarrollados las actividades meramente productivas están deslocalizada en países como China, India, etc. Quedando en los primeros las actividades más relacionadas con desarrollo y diseño de producto, control de la calidad, etc. y menos las actividades fabriles.


Los Distribuidores

La distribución, que es la siguiente actividad que tiene lugar en la cadena de suministro, esta puede tener una mayor o menor duración en función del número de centros por los que el producto pasa hasta alcanzar su destino final.
Como se ha comentado en el punto anterior, en algunos casos las empresas fabricantes tienen su propio sistema de distribución, ellas mismas se encargan de gestionarlo y hacer llegar los productos al cliente final. Pero esto tampoco suele res la tónica general. La distribución es una de las actividades que más se subcontratan.
Se pueden diferenciar varios tipos de distribuidores los cuales se describen a continuación.
En primer lugar hablaremos sobre los distribuidores mayoristas. Estos son aquellos que sirven principalmente a los minoristas, aunque en ocasiones también sirven directamente al cliente final. Estos se caracterizan por vender los productos en grandes cantidades.
Los centros de distribución pueden trabajar con productos de un solo fabricante, o incluso productos de características muy similares, y en otras pueden operar con productos de muy diversa naturaleza y que provienen de diferentes productores. En este caso, suelen agrupar la mercancía en función del pedido a servir al minorista antes de enviárselo.
Estos distribuidores suelen estar ubicados lejos de las ciudades, o al menos no excesivamente cerca de forma que les sea sencillo acceder a las ciudades pero que al mismo tiempo la recepción de la mercancía pueda hacerse de manera fácil y con gran accesibilidad.
En lo que respecta a los distribuidores minoristas estos suelen ser tiendas ubicadas en las ciudades o en sus inmediaciones. Estos son el eslabón de la cadena que entra en contacto directo en un mayor porcentaje con el cliente final.
Por lo general, suelen tener productos de variadas características y de diferentes fabricantes, de forma que el cliente final tenga acceso a la oferta del mercado.
Los distribuidores minoristas pueden ser de diversas naturalezas. Por un lado se encuentran los minoristas más tradicionales, es decir, las tiendas pequeñas que se encuentran muy cerca del consumidor y que suelen estar bastante especializadas. Por otro lado, están las grandes cadenas de tiendas e incluso los hipermercados, los cuales cobran cada vez más fuerza.

El Transporte

El transporte a lo largo de toda la cadena es fundamental, puesto que es la forma de hacer llegar el producto o servicio al cliente final y tiene una contribución importante sobre el coste total, motivo por el cual se le está dando cada vez más importancia y está cobrando una mayor relevancia.
La mayor parte de los transportes que tiene lugar entre los agentes suele hacerse por carretera, en camiones. El tamaño de estos camiones varía cuanto más cerca del consumidor final nos situamos. Cuanto más nos aproximamos a las ciudades los camiones de reparto tienen un tamaño menor para poder transitar por las calles. Además, las cantidades a transportar son menos voluminosas con lo que no es necesario un remolque de tan grandes dimensiones como los que circulan por las carreteras.
En la zona más aguas arriba de la cadena (proveedores y fabricantes) se utiliza también el transporte marítimo. Este medio de transporte se usa fundamentalmente para realizar dos tipos de portes. Por una parte para el transporte de las materias primas hacia los países donde está establecida la producción si estos se encuentran muy alejados. Y por otra cuando se realizan exportaciones de los productos terminados, sobretodo si estas exportaciones son a larga distancia.
El ferrocarril es un medio de transporte que está siendo impulsado por la unión europea y los gobiernos de los países miembro, pero que en la actualidad no mueve un volumen de producto significativo por lo general.

Los Consumidores

Como ya se ha comentado, existen diversos medios de llegar al consumidor final. Los consumidores igual que el resto de agentes también han evolucionado a lo largo del tiempo, y satisfacer sus necesidades en la actualidad se ha convertido en una tarea más compleja debido a los altos niveles de exigencia de los mismos.
La optimización de los flujos de materiales a lo largo de la Cadena de Suministro
 Las claves para incrementar la competitividad en la Cadena de Suministro y alcanzar mejores niveles de servicio así como reducciones en los tiempos de entrega, se basan en la:
· Definición de los almacenes necesarios en base a las necesidades de la empresa y la capacidad de los mismos considerando además el transporte capilar que representa un coste a la empresa.
· Definición de en caso de urgencias cómo se deben establecer los flujos de mercancía, qué almacén debe suministrar a cuál.
· Evaluación de los umbrales de rentabilidad de tener un almacén contemplando también el interés de que sea propio o subcontratado.
· Definición de para qué flujo de material es mejor tener un almacén propio o subcontratado
· Determinación de qué almacenes deben funcionar como reguladores.
Existen grandes variaciones en los costes logísticos entre unas empresas y otras. Los costes para una empresa parecen oscilar entre un 10 por 100 hasta más de un 32 de las ventas dependiendo si la empresa produce y distribuye productos de alto o bajo valor.
Generalmente las empresas que incluyen procesos de fabricación experimentan generalmente costes logísticos entre un 10 y un 15 por 100 de sus ventas, mientras que empresas sólo distribuidoras tienen costes que representan alrededor del 25 por 100 de las ventas (no incluye el coste de los productos que se compran ni los costes financieros por la tenencia de los mismos).
La adopción estratégica de la optimización de los flujos de materiales proporcionaría a las empresas ahorros en los costes logísticos desde un 5% hasta un 15% así como un aumento y mejora de los niveles de servicio.

Fuente:Pse-globalog

No hay comentarios: