Páginas

martes, 20 de marzo de 2012

La lucha eterna contra el despilfarro a través de la mejora continua

despilfarro _mejora continua
La mejora continua es una de las herramientas que es clave para la supervivencia de cualquier empresa. Lo que hoy se hace de una manera, puede que no sea válido mañana, por eso cualquier negocio necesita estar en permanente alerta, para poder estar a la altura de lo que el mercado demanda.

También es necesario un ejercicio de mejora continua orientado a la detección y eliminación de las ineficiencias de los procesos. Todo aquello que no aporte valor al cliente, debe ser eliminado, en lo que se llama lucha contra el despilfarro.


Esta lucha contra el despilfarro no es algo nuevo, ni tampoco una moda actual. Viene de lejos y es tradición en el mundo empresarial. Las empresas que aplican bien los conceptos de la mejora continua, son las que prevalecen a lo largo del tiempo.

Recientemente he leído un artículo en Cotizalia en el que S. McCoy publicaba el “Manual contra el Despilfarro”, publicado en julio de 1962 por Rafael del Pino, fundador de Ferrovial. El documento, escaneado del original escrito con máquina de escribir, es un manual de referencia de la época para la lucha de un problema que ya afectaba a las empresas de entonces y que tiene la peculiaridad de que su contenido sigue estando vigente en este 2012.

El “Manual contra el despilfarro” trata el tema desde diversos puntos de vista, estando estructurado de la siguiente manera:

Filosofía del despilfarro: donde se tratan temas básicos como qué es el despilfarro, las formas de despilfarro, sus consecuencias y la visión de la organizaci6n como la mejor arma para combatirlo.
El despilfarro en los materiales y servicios.
El despilfarro en la maquinaria.
El despilfarro en el trabajo.

La cooperación del personal

Como ya decía antes, el documento es digno de ser revisado, ya que su contenido es perfectamente aplicable a día de hoy. Uno de los puntos que me parece más interesante, es el de su visión de la organización como arma contra el despilfarro. Así lo menciona en la página número 5 del documento, en el punto cuarto:

Con un personal celoso y competente, la negligencia es rara y ocasional y por ello no ha de generar mucho despilfarro. Pero si la organización es deficiente, aún no habiendo negligencia, se producirá despilfarro, que las más de las veces pasará inadvertido. Una buena organización es el mejor arma contra el despilfarro, pues no dejará rincones oscuros donde aquél pueda disimularse. Inversamente, una buena organización hace casi imposible la existencia de negligencias, ya que estas son pronto puestas de manifiesto y a la luz del día.
La visión del despilfarro en los capítulos del manual dedicados al personal, tampoco tienen desperdicio. Se trata un tema que ya era un problema entonces, como es el de las horas extras.

Contrariamente a lo que mucha gente entiende, las horas extras son una vía de despilfarro más en la empresa. Son consecuencia de una mala planificación o programación del trabajo, o del control del mismo, aunque algunos lo quieren ver como “es que aquí se trabaja mucho”.

Fuente: Blog de Sage