Páginas

viernes, 4 de marzo de 2011

LA FUNCIÓN SIGMOIDEA LOGÍSTICA O FUNCIÓN DE PEARL, PARA FENÓMENOS DE CRECIMIENTO

Un conejo más una coneja dan conejitos, que a su vez dan más conejitos, que a su vez… y así sucesivamente. Un producto vendido más un producto vendido más… ¿Qué tienen en común los conejitos y el crecimiento de las ventas? Su comportamiento obedece a las reglas de la Función Logística o de Pearl. Todos estos fenómenos comienzan a incrementar, luego su aumento se hace notorio, exponencial, y luego amaina y termina estabilizándose. Este comportamiento obedece a que todo fenómeno tiene restricciones que impiden un crecimiento sostenido y eterno: el alimento y el espacio en un caso, el tamaño del mercado en el otro.

En la vida profesional es común ver proyecciones de tipo exponencial: crecer y crecer, hasta lograr que alguien se lo crea (se espera que sea el que paga el estudio). La verdad es que los crecimientos proyectados no son tan generosos. Existe una etapa en que el crecimiento es normal, casi leve (es la etapa de introducción); luego se hace más notoria (etapa del desarrollo); y finalmente termina estabilizándose en un cierto nivel del cual es muy dificil salir (etapa de la estabilidad). Los competidores, el mismo mercado y sus expectativas, necesidades y costumbres, se encargan de ello.

Esta es una trampa profesional. No son las funciones exponenciales las que mandan en los negocios; es la Función Logística en sus dos formas (absoluta y probabilística). Asi que, la próxima vez que revisen un estudio de mercado, o hagan algo así, usen la función Pearl. Esta función terminará siendo su mejor aliada en su vida profesional.

No hay comentarios: