Páginas

lunes, 7 de marzo de 2011

Abaratar costes en comercio electrónico: el factor logístico

comercio-electronico.jpg (550×413)
Las empresas tienen un reto fundamental para mejorar la competitividad en el comercio electrónico. Aquellas que se embarcan en proyectos de distribución material de productos a través de medio mundo, deben controlar férreamente el coste logístico de los envíos desde los centros de producción, fundamentalmente si operamos fuera de nuestras fronteras.

En la actualidad, los costes de transporte de mercancias son uno de los puntos más díficiles de manejar para todos, dado que dependen de empresas extarnas y existe una máxima que fija cómo a mayor distancia, mayor va a ser el coste del transporte. En esta tesitura, tenemos muchos envíos que su coste de transporte puede superar con creces el valor del propio envío.

El uso de almacenes y centros logísticos

No obstante, es obvio que a nivel unitario, sale mucho más caro enviar una sola unidad a una dirección concreta que muchas unidades. A mayor volumen de transporte de mercancias, podemos tener un mejor acuerdo en precios, resultando un valor casi residual para el coste unitario de nuestros productos.

Además, si operamos desde la proximidad a centrales logísticas, nuestros costes base de transporte serán más baratos inicialmente y tendremos plazos de entrega más cortos. Por ejemplo, pensemos en el mercado nacional, con una empresa instalada en la periferia, por ejemplo A Coruña o Almería, que venda productos a través de la red a toda España.

Si los centros de producción de dicha empresa se encuentran en estas provincias y tiene un volumen de venta elevado, deberá analizar el coste de sus envíos para toda España desde Madrid y desde el propio centro de producción. Cualquier empresa de transportes va a cobrar una cantidad inferior por desplazamientos Madrid – Zaragoza que si le solicitamos un envío A Coruña-Zaragoza o Almeria – Zaragoza.

Nuestro almacén base de distribución

Para simplificar el proceso de envíos de mercancia, si nuestra empresa tiene un volumen de ventas adecuado, debería contar con un almacén-distribuidor en Madrid, de tal manera que hagamos un gran envío periódico a nuestro almacen logístico central y desde ahí, atendamos el resto de envíos fraccionados.

Supongamos por ejemplo una tienda online de vino o productos delicatessen de alimentación, informática o cualquier otro. Buscar la ubicación geográfica más favorable para nuestro mercado simplificará ampliamente dichos costes de transporte y acelerará los plazos de entrega de nuestros productos.

El equilibrio de costes en la empresa se consigue cuando el ahorro conseguido por el desplazamiento del almacén logístico es superior a los propios costes fijos de dichas instalaciones. Tengamos presente que contar con un almacén va a tener unos gastos asociados de alquiler, suministros, seguros e incluso personal para la manipulación y control de los envíos.

La cooperación interempresarial, clave del ahorro

Por último, si en nuestra zona geográfica tenemos empresas que se encuentran en la misma tesitura de problemas logísticos, compartir instalaciones para abaratar los costes de ambos o incluso compartir personal para el procesamiento de nuestros pedidos es otra vía que nos puede resultar muy interesante.

No obstante, para extrapolar este sistema a mercados internacionales y realizar un envío por contenedores a una central logística, no tenemos más remedio que recurrir a un acuerdo previo de distribución con algún comerciante local que venda estos productos de manera física y sus propias instalaciones actúen como central logística. Pensemos por ejemplo en la colocación de vino español en Alemania o EEUU.

Si yo comercializo mi producto por la red en estos países y lo produzco en España, difícilmente seré competitivo en costes para ventas a domicilio si previamente no he colocado una gran cantidad de mis productos en los países de destino mediante un acuerdo local. Temas complicados a superar por cualquier empresa que quiera vender productos de manera importante a través del canal online.

Fuente: Blog de Sage

No hay comentarios: