Páginas

miércoles, 9 de febrero de 2011

El sistema de gestión del almacén y los modelos de almacenamiento

Implantar+un+sistema+de+gestion-almacenes.jpg (300×252)
  • Sistema de gestión del almacén
    Se entiende por tal el sistema que determina los criterios para seleccionar el material que ha de salir del almacén para atender una petición concreta. La importancia de este sistema radica en que incide directamente sobre el período de permanencia de los productos en el almacén. El sistema más extendido es el FIFO según el cual el primer producto llegado al almacén, es el primero que se expide. El sector de automoción es muy dinámico, por ello, y para evitar la aparición de obsoletos, es preciso seguir el FIFO.
  • Modelo de almacenamiento
    El modelo de almacenamiento queda definido principalmente a través de los medios de almacenaje móviles y fijos utilizados. El modelo determinará la operatividad y rendimiento del almacén. Modelos básicos son los siguientes: convencional, de alta densidad, automático o automático para cargas ligeras. Como paso previo para determinar los medios fijos o móviles de almacenaje se ha de determinar si los productos se van a ubicar en estanterías, de manera compacta o en bloque. Pueden existir ubicaciones de bloque en estantería (por ejemplo, estantería drive-in o estanterías dinámicas por gravedad), pero siempre que el material se pueda autoapilar es más rentable utilizar la solución sin estanterías.
    • Almacenamiento convencional
      El almacenamiento convencional es el más extendido en casi todos los sectores industriales y se caracteriza por la escasa utilización de mecanismos, el empleo de equipos de tecnología común y la mayor utilización de mano de obra.
      • Medios de movimentación de cargas: Equipos de gran versatilidad y flexibilidad. Los más utilizados son: carretillas contrapesadas, apiladores, recogepedidos y transpaletas.
      • Medios de almacenamiento: Estanterías convencionales con o sin base y con distintas alturas para lograr la máxima adaptación a los bultos.
      • Tipos de ubicaciones: En estantería, en bloque o compacto.
      • Características:
        • Gran flexibilidad, se puede almacenar, por lo general, cualquier tipo de mercancía.
        • Muy dinámico ante los cambios, las modificaciones resultan rápidas y económicas.
        • Optimización del uso de máquinas, se utiliza un solo tipo de máquina para cargar, descargar, ubicar y desubicar.
        • Adaptación mayor a las irregularidades del almacén (planitud, etc.).
        • Aprovechamiento bajo del volumen de almacenamiento disponible por:
          • Necesidad de pasillos grandes para que las carretillas maniobren.
          • Reducción de la altura aprovechable al utilizar el autoapilado.
          • Inestabilidad de carretillas para ubicar bultos a gran altura.
        • Casos de aplicación:
          • Reducida altura libre de ubicación de las instalaciones.
          • Elevada variedad de dimensiones de bultos.
          • Criticidad de suministros elevada.
          • Alta variabilidad de características y porcentajes de presencia de los productos en plazos de tiempo reducidos.
    • Almacenamiento de alta densidad
      Exige la utilización de unos medios específicos con el fin de conseguir la mayor densidad posible de bultos ubicados por metro cuadrado de superficie de almacén.
      • Medios de movimentación de cargas: Equipos muy específicos que requieren una fuerte inversión. Los más utilizados son: carretillas trilaterales y bilaterales y recogepedidos.
      • Medios de almacenamiento: Estanterías adaptadas a dimensiones de los bultos. Las dimensiones de los pasillos para una misma máquina han de ser iguales.
      • Tipos de ubicaciones: En estantería, para alcanzar grandes alturas de ubicación.
      • Características:
        • Flexibilidad limitada:
          • Reducidas dimensiones de pasillos precisan bultos de tamaño muy homogéneo.
          • En caso de avería de un equipo de movimentación, una zona queda bloqueada.
        • Poco dinámico ante los cambios, las modificaciones del almacén resultan costosas en tiempo y dinero.
        • Uso de máquinas muy específico, dificultad para utilizar los equipos de movimiento de materiales fuera de las zonas de alta densidad e inaccesibilidad a esas zonas para los medios convencionales. Problemas en caso de averías.
        • Elevadas exigencias en cuanto a las condiciones de resistencia y planitud del suelo y a la nivelación de estanterías para que sea posible maniobrar con las carretillas de manera segura.
        • Accesibilidad total a los productos.
        • Elevado aprovechamiento del volumen de almacenamiento y optimización de superficies y recorridos:
          • Altura elevada normalmente.
          • Reducción de los pasillos de maniobra.
        • Inversión requerida, superior a la necesaria en el almacenamiento convencional.
        • Casos de aplicación:
          • Homogeneidad dimensional de las mercancías.
          • Imposibilidad de disponer de una superficie de almacenaje mayor.
    • Almacenamiento automático
      Su concepción es similar a la de los almacenamientos de alta densidad ya que se utilizan equipos específicos que circulan por pasillos estrechos y se almacena a gran altura. La diferencia se basa en que, en este caso, la ubicación y desubicación la realiza un sistema de gestión informático en sustitución de la mano de obra.
      • Medios de movimentación de cargas: Transelevadores.
      • Medios de almacenamiento: Estanterías adaptadas a dimensiones de los bultos. Las dimensiones de pasillos para una máquina han de ser iguales.
      • Tipos de ubicaciones: En estantería, para alcanzar grandes alturas de ubicación.
      • Características:
        • Flexibilidad reducida:
          • Los materiales han de ser homogéneos, existe un estrecho margen de tolerancia.
          • En caso de avería de un medio de movimentación, una zona queda bloqueada.
        • Poco dinámico ante los cambios, al igual que en los almacenes de alta densidad las modificaciones del almacén requieren un esfuerzo e inversión elevados.
        • Uso de máquinas muy específico, se combinan distintos medios para la carga y descarga de transportes y el acercamiento a estanterías, y para la ubicación y desubicación de materiales. Problemas en caso de avería.
        • Elevadas exigencias en cuanto a las condiciones de resistencia y planitud del suelo y de nivelación de estanterías para que sea posible maniobrar con las carretillas de manera segura.
        • Optimización del aprovechamiento de la superficie y volumen, así como de los recorridos a realizar.
        • Elevado nivel de inversiones a realizar, no siempre compensado por beneficios obtenidos.
        • Casos de aplicación:
          • Homogeneidad dimensional de las mercancías.
          • Imposibilidad de disponer de una superficie de almacenaje mayor.
          • Movimiento rutinario de materiales en almacén posibilitando la automatización.
    • Almacenamiento automático para cargas ligeras
      Este almacenamiento se caracteriza por disponer de sistemas automáticos que transportan los materiales en bandejas hasta el operario para que realice las extracciones y las devuelven a su ubicación. Este sistema exige que un sistema informático controle y administre todas las ubicaciones y los movimientos del almacén. Los almacenes miniload en general están formados por un pasillo central y dos grupos de estanterías a los lados.
      • Medios de movimentación de cargas: Transelevadores o transportadores con sistema de extracción válido.
      • Medios de almacenamiento: Estanterías de pequeño tamaño y que no soportan grandes cargas. Generalmente se cierran con una malla de seguridad.
      • Tipos de ubicaciones: En estantería.
      • Características:
        • Protección del material elevada, el almacén puede ser un recinto cerrado.
        • Optimización del funcionamiento:
          • Equipamiento completo y cómodo, se pueden atender varios puestos sin desplazamientos.
          • Operación en tiempo real por la utilización de sistemas informáticos.
        • Robotización de la manipulación.
        • Las unidades de carga pueden contener varias referencias no relacionadas entre sí.
        • Modificaciones del almacén, muy costosas por el elevado volumen de inversión requerido.
        • Optimización del aprovechamiento del espacio:
          • Aprovechamiento máximo del espacio disponible con las bandejas.
          • Posibilidad de reubicar en todo momento los artículos en función de las frecuencias.
        • Inversión elevada, puede llegar a triplicar la necesaria para un almacenamiento convencional.
        • Casos de aplicación:
          • Materiales pequeños.
          • Número de referencias en el almacén elevado.
          • Rotación de las referencias elevada, aunque también es aplicable si es media o baja.
En su caso concreto considerando la variedad de productos (pesos y volúmenes a los que hace referencia) deberá tener en cuenta la pautas generales indicadas previamente y en función de todo ello y de consideraciones adicionales (por ejemplo, limitaciones de espacio) establecer la disposición del almacén, identificando los medios técnicos de almacenamiento y manipulación necesarios, el lay-out y el mapa del almacén. 

Fuente: navactiva